PortadaTestimoniosMamá a tiempo completo
Testimonios

Mamá a tiempo completo

Marie Jones, casada, madre de dos hijos y otro en camino

Leatherhead, Gran Bretaña, 31 de diciembre de 2010

Etiquetas: Cooperadores del Opus Dei, Familia y profesión, Matrimonio, Reino Unido
Soy católica, tengo 29 años, soy esposa y mamá a tiempo completo. En casa cuidamos cerdos, ovejas, pollos y un perro en un pequeño pueblo de Leatherhead, Inglaterra.
No puede un cristiano conformarse con un trabajo que le permita ganar lo suficiente para vivir él y los suyos: su grandeza de corazón le impulsará a arrimar el hombro para sostener a los demás (San Josemaría Escrivá, Amigos de Dios, 126)
No puede un cristiano conformarse con un trabajo que le permita ganar lo suficiente para vivir él y los suyos: su grandeza de corazón le impulsará a arrimar el hombro para sostener a los demás (San Josemaría Escrivá, Amigos de Dios, 126)

Había oído hablar del Opus Dei mucho tiempo antes de conocerlo personalmente. Antes de que un amigo me lo diera a conocer directamente, tenía muchos prejuicios que había aceptado sin más. Pasado el tiempo, sin embargo, empecé a entender mejor y a apreciar el apostolado del Opus Dei. Me ayudó a alcanzar una mayor claridad de ideas sobre la fe, así como el recuerdo constante de que, a través de mi trabajo ordinario -tanto de las penosas humillaciones como de las pequeñas victorias del día a día-, puedo acercarme más a Cristo y a la santidad a la que nos llama a todos cada día.
Marie con uno de sus hijos
Marie con uno de sus hijos

Ahora asisto con regularidad a cursos de retiro, días de retiro mensual y otros medios de formación que se imparten en los centros del Opus Dei para cooperadores. Los encuentro increíblemente enriquecedores. Mi papel como cooperadora lo llevo a cabo a través de mi oración y de aportaciones económicas.

He oído que los cooperadores son "como los parientes" y amigos de los miembros del Opus Dei y creo que eso es justo lo que queremos ser. Nos beneficiamos, participamos de la Prelatura en lo que se refiere a la ayuda espiritual, mientras que nuestra oración y otras aportaciones son vitales para la vida y bienestar de esta misma familia.