PortadaNoticiasMontse Grases y san Josemaría
Noticias

Montse Grases y san Josemaría

6 de mayo de 2016

Etiquetas: Alegría, Cruz, Dolor, Enfermedad, Opus Dei, Amor, Josemaría Escrivá
El 27 de abril se hizo pública la noticia de la promulgación del decreto sobre la heroicidad de las virtudes de Montse Grases (1941-1959), una joven del Opus Dei.

Montse visitó Roma del 11 al 16 de noviembre de 1958 y tuvo la oportunidad de conocer a san Josemaría durante esos días. Recogemos un breve relato del encuentro, contado por J.M. Cejas en su libro "Montse Grases. La alegría de la entrega".

Montse, a la derecha con un jersey celeste
Montse, a la derecha con un jersey celeste
Aquellos días e Roma fueron, sin duda alguna, a pesar del dolor físico, los más felices de su vida.
Para que lo fueran, el Fundador había dado una serie de indicaciones muy concretas y precisas. Quería -recuerda Martha Sepúlveda- que le hiciéramos pasar esos días lo mejor posible" adelantándose a hacer lo que le pudiera gustar. Les dijo que "le deberían adivinar el pensamiento".

El jueves 13 de noviembre pudo tener un encuentro con el Padre. Montse quiso ponerse para la ocasión sus mejores galas. "El Padre- contaba Encarnita Ortega- le preguntó por el viaje, por sus padres y hermanos. Le agradeció los dos ejemplares de Camino que le había encuadernado personalmente en Barcelona. Le dijo que pidiera a Dios la salud, porque la salud es una cosa buena, y que le prometiera que si se la concedía, sería siempre fiel. Pero que añadiera que aceptaba plenamente su voluntad". "El Padre le dijo que él quería que se curara y que rezaría para que se pusiera buena, aunque aceptaba en todo la voluntad de Dios." Le regaló un rosario y una medalla. Y quiso hacerse una fotografía con ella. "Después de hacer la fotografía -continuaba Encarnita- pasamos al comedor de la Villa. El Padre se puso las gafas de sol para ocultar lo emocionado que estaba, y dijo que iba a darle la bendición". Montse hizo ademán de arrodillarse y el Padre no se lo consintió. Le puso las manos sobre su cabeza y después le hizo la señal de la cruz en la frente. Cuando le dio la bendición le dijo: "Molestias, hija mías, las tienes y las tendrás, pero tú ofrece éstas por tus padres, por tus hermanas, por la Obra y por mí". "Al marcharse -concluía Encarnita-, se volvió desde la puerta y estuvo unos segundos mirando entrañablemente y con cariño a esa hija suya".



Breve biografía de Montse
María Montserrat Grases García —Montse— nació en Barcelona, el 10 de julio de 1941. Fue la segunda de los nueve hijos de Manuel Grases y Manolita García.
En 1954 conoció el Opus Dei, institución de la Iglesia Católica, fundada en 1928 por san Josemaría Escrivá de Balaguer, para recordar que todos los cristianos están llamados a ser santos en su ambiente familiar y laboral.
Poco a poco, se dio cuenta de que Dios la llamaba a este camino de la Iglesia y, el 24 de diciembre de 1957 —tras meditar, orar y pedir consejo—, solicitó ser admitida en el Opus Dei. A partir de entonces, se esforzó con mayor decisión y constancia para buscar la santidad en su vida cotidiana; en su lucha ascética puso en primer plano la contemplación de la vida de Jesús, la piedad eucarística, la devoción a la Virgen, una profunda humildad y el empeño por servir a los demás.
En junio de 1958 le diagnosticaron un cáncer (sarcoma de Ewing) en el fémur de la pierna izquierda. La enfermedad duró nueve meses, y le ocasionó dolores muy intensos, que aceptó con serenidad y con fortaleza.
Murió el 26 de marzo de 1959, Jueves Santo, poco antes de cumplir los 18 años.

Para más información:
www.montsegrases.org
Entrevista al postulador de la causa de Montse Grases
Cronología de la causa de canonización de Montse
Documental sobre su vida

Documentos relacionados

Vídeo

La familia de Sophie

Sophie tiene 41 años, 4 hijos y vive en Francia. En este video nos da un testimonio de su familia.

Vídeo

¿Cómo no perder la alegría ante el dolor?

"Acepta la Voluntad de Dios, en cuanto la aceptes el dolor no es dolor, porque la Cruz la lleva Él"

Vídeo

Mi familia me ayuda en todo

Vídeo. Xavi tiene 19 años y es el más pequeño de una familia de nueve hermanos. Cuando tenía tres años fue diagnosticado de una distrofia muscular degenerativa y, desde entonces, sus capacidades físicas han ido mermando. Poco a poco ha perdido movilidad, actualmente se maneja en silla de ruedas eléctrica y aunque necesita de la ayuda de los demás para todo, es una persona feliz.

Testimonios

Etiquetas en Noticias